El maestro Ivan Villa, se define así mismo como un autodidacta que dió inicio a su gloriosa carrera de éxitos por casualidad. No pasó por la academia, pero el talento que tiene se evidenció cuando aún era un adolescente a sus 14 años. Persistió en la pasión que le inspira el dibujo y esto le ayudó a superar con éxito los comentarios que hacian de el amigos y familiares. Se inclinó inicialmente por la publicidad, y la vida lo fue llevando poco a poco hasta Venezuela, donde por cosas de la vida, alguien que vió sus dibujos quiso comprarlos y después de superar un evento desagradable, terminó realizando su primera exposición de dibujos titulada "Lápiz y Papel" en la galería del colegio de Abogados del estado de Mérida en 1981.

En su obra plasma, el deseo de rescatar la tradición y las costumbres de los ambientes sosegados que inspiran al más agitado ser humano a rescatar la paz para el espíritu "Una necesidad inminente en el ambiente de la sociedad actual“ según sus propias palabras.

Ha tenido épocas de inspiración artística basada en los bodegones, usando colores reposados y tranquilos para la  vista que motivan a decorar los ambientes familiares o laborales de quienes admiran sus cuadros.

Nunca se imaginó que una parte fundamental de su obra creativa fueran los caballos, pues comenta que el dibujar o intentar plasmar el misterio, la elegancia, el poder y la belleza de un caballo "más que una pasión... es un reto“.



Desarrollado por Publimaxdh